Entrevista acerca de la vivienda ecológica para la Revista Mucha vida
Autores: Paula Caballero
Año: 2008

1.¿Hay alguna definición de eco-vivienda?, ¿qué requisitos debe cumplir una construcción para ser considerada ecológica?

No existe ninguna definición académica de lo que es una vivienda ecológica, pero si la definición de ecología es “la Ciencia que estudia las relaciones de los seres vivos entre sí y con su entorno” entonces una definición general podría ser que una eco-vivienda es aquella edificación que es sensible con su entorno desde su construcción hasta su derribo, es decir una vivienda ecológica debe serlo a lo largo de toda su vida útil.
Habitualmente se habla de eco-edificios atendiendo tan sólo a como se comportan en términos de consumo de energía durante su vida útil, pero realmente las edificaciones influyen en el medio ambiente de una forma mucho más compleja, por esta razón se debería atender de la misma manera a la implantación en el territorio, al impacto medioambiental del proceso de construcción, la extracción o fabricación de los materiales que lo componen y en último término qué sucede con los residuos que genere en el momento del derribo o desmantelamiento del edificio.

2.El sector de la construcción en general, ¿utiliza un modelo de crecimiento sostenible?, ¿hay alguna tendencia de crecimiento en la construcción ecológica?

Realmente para poder hablar de edificación sostenible, ésta debe estar integrada dentro de un modelo urbano que también lo sea, de poco sirve que una vivienda sea eficaz de forma aislada si el entorno urbano se asienta en un entorno poco adecuado, haciendo un uso desorbitado de los recursos del medio ambiente.
Como modelos urbanos en los que el modelo de movilidad urbana se basa exclusivamente en el uso del vehículo privado, de nada sirve tener una vivienda que usa la energía del sol para calentar el agua si luego vamos en coche a comprar el pan.
Sí parece que hay un interés creciente por la eco-arquitectura entre los ciudadanos pero desde dónde tienen que arrancar las iniciativas es desde la administración que es quién puede fomentar la creación de ciudades más sostenibles que hagan un uso racional de los recursos del país.
Sin un urbanismo sostenible nunca podremos alcanzar cotas realmente eficaces de ahorro de energía y racionalización de nuestros recursos ambientales.

3.¿Cuál es la situación en España respecto a Europa en cuanto a la expansión de este tipo de construcción?

Actualmente en España parece que hay un interés generalizado en todo aquello que sea ecológico o sostenible, y empiezan a surgir ejemplos de arquitectura y urbanismo ecológicos, pero siguen siendo tímidos acercamientos y actuaciones demasiado puntuales. Claramente el norte de Europa nos lleva ventaja al respecto. Tenemos ejemplos muy interesantes en Viikki (Helsinki) Beddington (Londres) o Kronsberg (Hanover), todos ellos barrios diseñados con criterios globales de sostenibilidad.
Como ejemplo de el grado de eficacia de nuestras actuaciones sólo tenemos que observar las emisiones de gases invernadero, España se comprometió en Kioto a no aumentar sus emisiones por encima del 15% hasta el año 2012 (respecto al año 1990) y sin embargo el dato del Ministerio de Medio Ambiente para el año 2007 es del 48%. Alemania se comprometió a reducir sus emisiones en un 21% y en el año 2006 habían alcanzado ya una reducción del 18%.

4.¿Cuáles son los materiales y técnicas empleadas en la construcción de una vivienda ecológica y su diferencia frente a la construcción tradicional?

Más que hablar de materiales o técnicas concretas, debemos pensar que una vivienda ecológica debe adaptarse al clima y la situación geográfica con aquellos materiales y técnicas de construcción que sean adecuados.
En principio deberíamos atenernos a aquellos materiales que estén a nuestra disposición en un entorno relativamente cercano para no aumentar su coste ecológico con gastos de combustible desmesurados para traerlos desde su lugar de origen. Igual de importante es atender al proceso de fabricación o extracción de ese material.
Por poner un ejemplo, la madera puede ser un material renovable si nos aseguramos que su proceso de extracción, transformación y transporte se ha hecho con criterios ecológicos, o por el contrario si proviene de tala ilegal de bosques tropicales estaremos fomentando la desertización y el aumento de emisiones a la atmósfera.(Para ofrecernos garantías hay sellos de calidad como el FSC, Consejo de Administración Forestal, que revisan todo el proceso.)
En el caso de una ventana podría suceder que resulte más adecuado o ecológico utilizar carpinterías de aluminio que en muchos casos provienen de reciclaje y es a su vez un material fácilmente reciclable.
En general siempre será más beneficioso para el medio ambiente usar materiales reutilizados o reciclados ya que no conllevan extracción de materias primas.
No siempre cumplirán con todos nuestros requerimientos ambientales luego hay que sopesar todos los condicionantes y evaluar cuál es el más educado en cada situación.

5.Conceptos básicos de la construcción ecológica.

En primer lugar debe ser una vivienda adaptada a su medio y al clima. Tendrá que estar construida con materiales cuyo gasto energético en el proceso de extracción, producción y transporte sea el menor posible en función de la zona geográfica y los recursos disponibles. En segundo lugar, consumirá el mínimo de agua y energías no renovables, y controlará sus propios residuos y vertidos, reduciéndolos o tratándolos.
Al final de su vida será posible reciclar o reutilizar el máximo de materiales.
Por último habría que tener en cuenta que debe ser habitada con responsabilidad y sensibilidad con el medio ambiente, porque aunque queramos, no lo podrá hacer todo sola.


6.Su coste inicial es superior, ¿se recupera la inversión a medio plazo?

El primer paso hacia una construcción ecológica es un proyecto que tenga muy en cuenta el clima y los recursos disponibles y esto de partida no supone ningún gasto extra. Atendiendo a estos dos factores que son la base de la arquitectura bioclimática podemos llegar a ahorrar hasta un 25% de la energía que consume una vivienda y ahorrarle a la atmósfera hasta el 0,5 toneladas al año de emisiones de CO2. Si al diseño bioclimático le sumamos una inversión mínima en instalaciones más eficientes como puede ser una caldera de condensación con apoyo de paneles solares para calentar el agua, podemos alcanzar ahorros del 50%.
Esta inversión podría suponer un incremento de alrededor del 5% sobre el importe total que en función del consumo se puede recuperar en pocos años.

7.¿Cuál es el objetivo de diseñar una vivienda ecológica?

En mi opinión, el objetivo es participar activamente en la conservación del medio ambiente, y en última instancia, aunque suene dramático, en la supervivencia de nuestra especie en el planeta. Aunque, visto de otro modo, una vivienda ecológica es una construcción de bajo consumo, lo cuál implica un ahorro económico importante a lo largo de su vida, que como tal, puede ser también un objetivo.

8.¿Algo que destacar sobre la normativa de este sector?, ¿hay ayudas estatales?

Hace un año ha entrado en vigor el nuevo Código Técnico de la Edificación con el que se regulan todos los aspectos técnicos de las nuevas edificaciones. Entre ellos están incluidos aspectos como el control del consumo de energías no renovables, los niveles de iluminación y soleamiento mínimos, o los niveles de ventilación interior.
Éstas nuevas medidas ayudarán a mejorar la eficiencia energética de nuestras edificaciones, pero no existen disposiciones equivalentes a nivel urbano. Este hecho puede llevarnos a construir edificios en situaciones urbanas con orientaciones desfavorables o con aprovechamientos urbanísticos tan altos que nos obliguen a diseñar agrupaciones de viviendas tan compactas que sea imposible su correcta ventilación. Y éstos dos factores, soleamiento y ventilación, son los dos pilares del diseño bioclimático en nuestra situación geográfica.
En resumen, por mucho que mejore la calidad y el diseño de nuestros edificios, si no están integrados en un entorno urbano bien planificado, nunca podremos alcanzar todo su potencial.

Las ayudas y subvenciones disponibles varían en función de la Comunidad Autónoma o el Ayuntamiento, pero casi siempre amparan mejoras parciales en rehabilitación o reforma (cambiar el sistema de calefacción, uso de energía solar, mejorar el aislamiento térmico y acústico de una vivienda, etc...).En nuestro país, en muy raras ocasiones se evalúa de forma global la sostenibilidad del edificio para concederlas.
Article for Ecological House review
Author: Paula Caballero
Year: 2008